miércoles, 4 de agosto de 2010

¿Cómo funciona el Fideicomiso Yasuní?




El Ecuador ha firmado un acuerdo internacional con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para la recepción y uso de las contribuciones internacionales en apoyo a la Iniciativa Yasuní-ITT.

El PNUD recibe y administra los fondos de los contribuyentes a la Iniciativa, y los entrega al Estado ecuatoriano para proyectos destinados exclusivamente a los objetivos definidos, garantizando la trasparecería y efectividad en el manejo de los recursos.

Transparencia y efectividad

El PNUD administra muchos fondos internacionales con más de 5.000 millones de dólares, a través del Multi Donor Trust Fund (MDTF), convirtiéndose en el organismo internacional con mayor reconocimiento en administración de fondos internacionales para el desarrollo y la sustentabilidad.

El PNUD garantiza a los contribuyentes la transparencia y efectividad en el empleo de los fondos de la Iniciativa, que se destinarán exclusivamente para desarrollar fuentes renovables de energía en el Ecuador, mantener los ecosistemas y las Áreas Protegidas, reforestar áreas degradadas, promover el desarrollo social y el empleo sustentable, y mejorar la eficiencia energética.

El Estado ecuatoriano será el único ejecutor de los proyectos, siguiendo los lineamientos del Plan Nacional para el Buen Vivir.

Inversiones de capital

El capital del fondo será invertido exclusivamente en proyectos de rentabilidad segura y alta, para la generación de energía con fuentes renovables, como la hidroeléctrica, eólica, solar y geotérmica.

El fondo se invertirán en acciones preferentes, que proporcionan una rentabilidad fija, por ejemplo el 7 % anual. De esta forma se genera un flujo de intereses, que financiarán las otras metas de la Iniciativa.

Las inversiones del fondo Yasuní-ITT deben tener un riesgo razonable mínimo y generar los intereses que se destinarán a los proyectos de desarrollo previstos en la Iniciativa. Serán susceptibles de recibir esas inversiones aquellos proyectos que se enmarquen en las líneas de acción previstas en la Iniciativa, impliquen un riesgo medido, tengan una conservadora rentabilidad y, al mismo tiempo, contribuyan al desarrollo sustentable del país.

En esta línea se inscriben inversiones futuras en proyectos hidroeléctricos, geotérmicos, eólicos y solares en los que Ecuador tiene actualmente un alto potencial de desarrollo de fuentes renovables. El fondo Yasuní-ITT puede adquirir acciones preferentes en ellos, si es que reúnen las condiciones necesarias para la inversión. Este tipo de acciones permiten obtener una rentabilidad fija predeterminada, independientemente de las utilidades de la empresa. La tasa de rendimiento fija a convenirse dependerá de las características del proyecto, mantendrá un riesgo mínimo y permitirá al Estado percibir, con seguridad, los intereses del fondo. Al mismo tiempo, estas inversiones contribuirán al desarrollo sustentable del país y generarán nuevas reducciones de dióxido de carbono.

El Ecuador depende de la generación térmica, que proviene de la quema de derivados del petróleo como diesel y gas, para casi la mitad de la electricidad que se requiere el país. Las plantas térmicas son costosas, ineficientes y contaminantes. Las inversiones en plantas hidroeléctricas han sido mínimas entre 1987 y 2006. Solamente el Gobierno del Presidente Correa ha retomado la construcción de proyectos como Paute Mazar o Coca Codo Sinclair. Las fuentes renovables de energía son limpias y permiten aprovechar el enorme potencial del Ecuador, que usa apenas una sexta parte de su potencial hidroeléctrico, apenas ha iniciado inversiones en energía solar y del viento y no tiene un aprovechamiento energético de la energía de los volcanes.

¿Cómo se Invertirán los Intereses del Fondo Yasuní-ITT?

Los intereses se invertirán exclusivamente en la conservación efectiva de las 44 Áreas Protegidas y ecosistemas remanentes en el Ecuador, la reforestación, la mejora en la eficiencia energética, el desarrollo social sustentables y la investigación científica para los fines mencionados.

Intereses del Fondo Yasuní-ITT

Este fondo permitirá al Estado recibir intereses a perpetuidad, que serán invertidos con cinco fines, en concordancia con los lineamientos del Plan Nacional de Desarrollo:

1. La conservación efectiva y deforestación evitada de 43 áreas protegidas –que suman 4.8 millones de hectáreas, y de otros ecosistemas remanentes. El área total protegida alcanza al menos el 19% del territorio ecuatoriano, un porcentaje entre los más altos del mundo. La conservación adecuada del Parque Yasuní permitirá también que los pueblos Tagaeri y Taromenane continúen en aislamiento voluntario.
2. La regeneración natural, reforestación y aforestación de un millón de hectáreas de bosques manejados por pequeños propietarios –en suelos que actualmente están amenazados por la degradación– y la reducción sustancial de la tasa actual de deforestación, considerada una de las mayores en Sudamérica.
3. El aumento de la eficiencia energética nacional y el ahorro de energía.
4. El desarrollo social las zonas de influencia de los tres objetivos anteriores, con programas de educación, salud, capacitación, asistencia técnica y generación de empleo productivo en actividades sustentables, como el ecoturismo y la agroforestería.
5. La investigación y desarrollo en ciencia y tecnología en: a) generación[on de bienes y servicios basados en el bio-conocimientos, b) manejo integrado de cuencas, y c) cambio en la matriz energética nacional, de acuerdo al Plan Nacional de Desarrollo.

Cómo funciona el Fideicomiso?

El Fideicomiso Yasuní-ITT tiene un Comité Directivo y una Secretaría Técnica.

El Comité Directivo define los proyectos a financiarse, que serán ejecutados por el Estado ecuatoriano bajo los lineamientos del Plan Nacional para el Buen Vivir, y está conformado por tres representantes del Estado ecuatoriano, dos representantes de los contribuyentes y un representante de la sociedad civil.

La Secretaría Técnica proporciona información sobre los proyectos a seleccionarse, y además monitorea y evalúa su ejecución.

1 comentario:

Verónica Valarezo Carrion dijo...

Se puede romper un fideicomiso?
Cuales sería las estratégias para romper el fideicomiso del Yasuní?